Numtaketji, somos los mismos